Orígenes de la Hermandad

Los orígenes de la Hermandad de San Sebastián en Villaviciosa de Odón están indefinidos en su nacimiento, pero su creación bien podría ir paralela a la existencia de la ermita de San Sebastián, de la cual no existe ningún documento en los archivos municipales, sin embargo el archivo de protocolo de Madrid hay un documento fechado en 1590 el cual dice que el Conde de Chichón dejó una dotación para construir y mantener una ermita en Madrid y tres en Odón.

En el archivo de Villaviciosa hay documentos de la existencia de dos ermitas, la de Santa Ana y la de Nuestra Señora de las Nieves, por lo tanto se supone que esa tercera ermita sería la de San Sebastián.

Otro documento del archivo municipal fechado en 1858 nos puede hacer pensar de la existencia de la ermita, el cual dice que por el perito agrimensor del Ayuntamiento se sorteaban las “suertes” que eran terrenos municipales para que los cultivaran los vecinos, la primera de esas suertes la llamaron San Sebastián terreno cercano “al puente del camino de Brunete” (actual camino que va al Arroyo de la Vega) por lo tanto se supone que la ermita de San Sebastián estaría situada en los terrenos donde actualmente se encuentra la Universidad Europea de Madrid.

LA FIESTA

Las fiestas populares en honor del Patrón de nuestra localidad comenzaron allá por el 1850 o 1860. A día de hoy no se ha conseguido saber quien formaba la primera junta directiva de la Hermandad, si el nombre de uno de los fundadores Santos Rodríguez-Barba García, veterinario de profesión, que fue secretario de la Hermandad hasta su muerte, allá por el año 1904, pasando el cargo que ostentaba a desempeñarlo su hijo, que lo mantuvo hasta 1936, año en el que la Hermandad tuvo que disolverse al estallar la Guerra Civil española.

DESPUES DE LA GUERRA CIVIL

Pasado este triste capítulo en la historia nuestro país, de entre las cenizas de la guerra vuelve a renacer la fiesta con más arraigo social en el ambiente popular de nuestro pueblo. Fue en 1940 cuando se forma la nueva Junta Directiva integrada por:

Tiburcio Fernández Montero como Presidente.
Antonio Revuelta como Tesorero.
Jorge García como Secretario.
Antonio Bravo como Vocal.
Eugenio Tejera como Vocal.
Tomas Baos como cobrador.
Santiago Revilla como cobrador.
Juan Manuel Suarez como cobrador.

Que junto a otros 119 hermanos más, tuvieron la fuerza y el empuje suficiente para llevarla adelante en aquellos tiempos tan difíciles de la posguerra española. En estas fechas se establecen las cuotas de ingreso que por aquel entonces serían las siguientes:

De 1 a 10 años……………5 Pts. (0,03 €).

De 10 a 30 años…………4 Pts. (0,02 €).

De 30 a 40 años…………6 Pts. (0,04 €).

De 40 a 50 años………..10 Pts. (0,06 €).

De 50 a 60 años.……….15 Pts. (0,09 €).

De 60 a 70 años………..30 Pts. (0,18 €).

De 70 en adelante…….. 40 Pts. (0,24 €).

El numero de hermanos en 1941 es de 127 con una primera cuota de entrada para todos por igual de 6 Pts (0,04 €), por el entierro de un hermano se abonaba la cantidad de 25 Pts (0,15 €) y por la sepultura y la caja 58 Pts (0,35 €) abonando la cantidad de 25 Pts al Sr. Cura D. Julio Payo por llevar a cabo dicho entierro. Como dato cabe decir que el primer fallecido registrado en los libros es Victoriano Maestro. Por las pujas de ese año, que se realizaban en la puerta de la Iglesia, se obtuvieron unos ingresos de 960Pts (5,77 €) y podemos apreciar ya la importancia en la fiesta del vino, las rosquillas y las naranjas. Es en este año cuando se compra el primer estandarte para la Hermandad por el valor de 325 Pts (1,95 €).

RENOVACIÓN DE LA JUNTA

En el año 1942 se renueva la Junta Directiva estableciéndose de la siguiente forma:

Demetrio Festa como Presidente.
Juan Manuel Medrano como Tesorero.
Luciano Arroyo como Secretario.
Pedro Caloto como Vocal.
Antonio Padellano como vocal.
José Fernández como Cobrador de mes y de año.
José Tejera como Cobrador de mes.
Fernando Tejera como cobrador de multas.

La figura del cobrador de multas que, aunque ya existía durante el mandato de la Junta anterior, es en el acta del 28 de Febrero de 1942 cuando aparece reflejada por primera vez como tal. Este se encargaba de cobrar las susodichas a los hermanos que incumplieran las obligaciones que como tales debían cumplir, y que se encuentran reflejadas en el Reglamento para el Régimen Interior de la Hermandad de San Sebastián datado en 1912.

Durante este mandato se realiza una colecta entre los vecinos de Villaviciosa para la compra de la imagen del Santo para la Hermandad, los donativos van desde 1 Pts hasta 50 Pts dependiendo, como es de suponer, de las posibilidades económicas de cada persona y que se encuentra reflejada en el libro de cuentas del año en curso, recaudándose un total de 687 Pts (4,13 €) para finalmente comprar la imagen por la cantidad de 625 Pts.

 CURIOSIDADES

Como curiosidad queremos comentar el tema de los músicos a los que se les pagaba a parte de lo que cobraban por tocar, la manutención, el hospedaje, el viaje por traerlos al pueblo y el consumo que estos realizaban en el “Ambigú”, nombre que se le daba a la barra del bar que había en el baile.